Echo de menos

Echo de menos tu abrazo,

El calor de tus mejillas hechas arena

El olor de tus cabellos hechos árbol

El sabor de tus labios hecho barro

El tacto de todo tu cuerpo hecho colina

Echo de menos tu voz,

El piar espontáneo del mirlo

El ritmo machacón de unos zapatos

El bote alejado de un balón

El agua perdida en la acera

O el grito estridente de una madre

Echo de menos que me vuelvas a amar

Imploro, me arrastro suplicándote,

Para que me saques de esta jaula

Que no me tengas castigada

En este destierro de ladrillo, climalit y bombillas

Juro que no volveré a hacerte daño

Lo juro.. lo prometo

No volveré a pegarte, a herirte, a apuñalar tu cuerpo sagrado

Echo de menos la libertad que tú me diste

La que ya no tengo, la que te has quedado

Entrar, salir de ti, y volver una y otra vez, las veces que haga falta

Como el amante egoísta, mezquino y sin complejos

Soy caprichosa, no supe entenderte

Me arrodillo durante horas, días, semanas,..

trescientas treinta y seis, siete o dos

contando el tiempo, restando vida

Por mi culpa, por mi gran culpa

Lloro, rompo lo que ya no me sirve, alcoholizo el salón, el hall o el water

Y te vuelvo a jurar, que no volveré a hacerte daño.

Como el amante egoísta, mezquino y sin complejos.

Sólo porque te echo de menos, Vida.

Entradas destacadas
Entradas recientes